Archivo del sitio

Limpieza ecológica correctamente con Quimobásicos Eco®Flush 1233zd presurizado

Muy recientemente tuvimos la oportunidad de presentar el Quimobásicos Eco® Flush 1233zd presurizado. Este producto forma parte de la nueva generación de artículos de alta tecnología cuyo objetivo es sustituir el uso del HCFC-141b en la limpieza de sistemas de refrigeración y aire acondicionado.

Este producto se caracteriza principalmente por el uso de hidro–fluoro–olefinas (mejor conocidas como HFOs), y cuenta con un potencial de calentamiento global (GWP) de sólo 1, lo que es 99.9% más bajo que el potencial de calentamiento global del HCFC-141b (GWP=725) lo que lo convierte en un agente de limpieza ultra amigable con el medio ambiente.

Además, el nuevo Quimobásicos Eco® Flush 1233zd presurizado no contribuye al agotamiento de la capa de ozono debido a que, tras su liberación en la atmósfera, éste se desintegra en solamente 26 días puesto que su composición le otorga un valor nulo de ODP (Potencial de Destrucción del Ozono).

Dentro de los beneficios generales que tiene el uso del Quimobásicos Eco® Flush 1233zd presurizado pueden enumerarse los siguientes:

Tabla 1 Beneficios de Eco Flush

El Quimobásicos Eco® Flush 1233zd puede ser utilizado en la limpieza de componentes de sistemas de aire acondicionado y refrigeración entre los que se incluyen:

  • Aires acondicionados en aplicaciones comerciales y residenciales.
  • Sistemas de refrigeración comercial.
  • Equipos de enfriamiento (Chillers).
  • Refrigeración y aire acondicionado de sistemas de transportes como automóviles, camiones, autobuses y trenes.
  • Refrigeración y Aire Acondicionado de sistemas Aeroespaciales como aviones y helicópteros.

La formulación del Quimobásicos Eco® Flush 1233zd presurizado ha demostrado en la práctica poseer una combinación que permite considerar al desempeño del solvente superior, siendo éste compatible con la gran mayoría de aceites y lubricantes usados en el mercado de la refrigeración y el aire acondicionado. Además de ello, al trabajar con el Quimobásicos Eco® Flush 1233zd presurizado, los expertos tienen la certeza de tener en sus manos un producto seguro de usar puesto que no es inflamable de acuerdo a estándares reconocidos internacionalmente (ASTM E-681).

Acorde a la filosofía de innovación de Quimobásicos, el nuevo producto Quimobásicos Eco® Flush 1233zd presurizado llega a nuestra red de distribuidores para complementar el catálogo de productos HFOs de última generación, respetuosos con el ambiente y el ozono de nuestro planeta. Éste se une a la gama de productos HFOs disponibles en México, que actualmente cuenta entre sus filas con el Solstice 1234yf y el Solstice N40 cuyos principales enfoques son el aire acondicionado automotriz y la refrigeración comercial, respectivamente.

El Quimobásicos Eco© Flush 1233zd presurizado es un agente de limpieza efectivo para una gran variedad de aceites, lubricantes, sólidos y ácidos entre los que se hallan los siguientes:

  • Aceites de hidrocarburos
  • Aceites minerales
  • Lubricantes y grasas
  • Aceites de silicón
  • Aceites de bombas de vacío
  • Fluidos hidráulicos
  • Aceites y grasas floradas
  • Glicol
  • Acrílicos
  • Fluidos de soldadura líquida

El desempeño de limpieza del Quimobásicos Eco© Flush 1233zd presurizado es prácticamente igual al del HCFC-141b y muy superior a otras alternativas actualmente utilizadas, como lo podemos observar en la siguiente tabla de eficiencia de limpieza:

Tabla 2 Lubricante de refrigeración más comunes

Es compatible con los elastómeros y polímeros comúnmente utilizados como el PET, PTFE, policarbonato, Viton® y Neopreno; incluso es compatible con la mayoría de los metales como aluminio, cobre, titanio y aleaciones de magnesio/aluminio.


Recuerda que está disponible en la red de distribuidores de Quimobásicos, por lo que si te interesa te sugerimos contactar a tu distribuidor más cercano (ver distribuidores aquí). También, si te quedan algunas dudas sobre este nuevo desarrollo de Quimobásicos siempre puedes consultar a nuestros expertos; por correo electrónico al email asesor.quimobasicos@cydsa.com o si lo prefieres también puedes consultarnos en las redes sociales oficiales de Quimobásicos: FacebookTwitter; o acercarte a nosotros a través de la sección de contacto en nuestra renovada página web.

¿Tienes alguna duda adicional que no hayamos resuelto en esta publicación? Escríbela por favor en los comentarios al final de esta publicación, o si lo prefieres contáctanos en nuestro FacebookTwitterGoogle Plus o canal de YouTube.

En Quimobásicos nos interesa mucho tu opinión, ya que nos ayuda a brindarte un mejor servicio, por favor no dudes en hacernos saber cualquier comentario, critica o sugerencia que tengas sobre la empresa, los productos de nuestras marcas Solstice® y Genetron®, o el blog mismo.

Reapertura de negocios en un mundo post-coronavirus.

 

El mundo del trabajo nunca volverá a ser el mismo. Así como el 11 de septiembre cambió la forma de viajar a nivel mundial, la pandemia COVID -19 cambiará la forma en que trabajamos. Estos cambios se extenderán a cómo las personas viajan diariamente, ingresan a los lugares de trabajo, interactúan con otros, administran tareas y más. En un mundo posterior al COVID-19, el trabajo no solo debe ser seguro, sino que debe ser “limpio y seguro”.

Hemos identificado seis temas generales que las organizaciones deberán abordar a medida que vuelvan a abrir sus negocios, que van desde cómo definimos lo “limpio” hasta la naturaleza del trabajo y la logística de apoyo.

1. Limpieza y Garantías

Después de la pandemia, los empleadores deberán garantizar que los lugares de trabajo estén limpios y sean seguros. Incluso si la población logra la inmunidad colectiva contra el COVID-19, las personas esperarán que las instalaciones mantengan altos estándares.

Para empezar, las empresas deberán adoptar procedimientos de limpieza rigurosos para clientes y empleados. En Estados Unidos, por ejemplo, los Centros para Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) han promulgado recomendaciones sobre cómo se debe hacer la limpieza, en respuesta al COVID-19.

Estos procedimientos deberán ser transparentes para todas las partes. Esto puede tomar la forma de certificación, como los avisos de inspección de seguridad publicados en los ascensores, o una calificación, como la publicación de un departamento de salud en un restaurante. Al igual que con otros elementos de seguridad, estas prácticas deberán ser auditadas.

A largo plazo, es razonable suponer que los reguladores redefinirán los estándares mínimos de limpieza para cosas que van desde los procesos de desinfección hasta la higiene de los empleados. Además, la adherencia de los empleados a prácticas sanitarias más estrictas deberá tener comportamientos claramente definidos. Estos pueden variar desde algo tan simple como instrucciones de lavado de manos hasta técnicas de limpieza complejas para máquinas, procesos o industrias específicas.

Los líderes deberán reforzar los comportamientos y garantizar la transparencia de las acciones y situaciones, como en los métodos de liderazgo similares dentro de la salud y la seguridad. Esto significa tener inspecciones de limpieza. Tendrán que definir y distribuir nuevas métricas de limpieza, así como compartir el desempeño de la empresa con los empleados. Además, los supervisores deberán implementar una serie de nuevas normas, lo que requerirá que desarrollen un nuevo conjunto de habilidades en torno a la gestión de limpieza, desinfección e inspección.

También podemos esperar ver un mayor uso de equipos de protección personal, incluido el uso ampliado de guantes y máscaras faciales, convirtiéndose en la norma en muchos entornos orientados al cliente. Los procedimientos para los materiales entrantes y salientes también deberán cambiar. Al igual que el “análisis de riesgos de los puntos críticos de control” (HACCP, por sus siglas en inglés), las exposiciones a los virus deben minimizarse en toda la cadena de suministro. Esto podría significar minimizar los puntos de contacto, crear protocolos de desinfección y diversificar el abastecimiento. Estos procedimientos deberán estar claramente definidos y comunicados, con expectativas establecidas para la responsabilidad de los empleados.

Las mejoras de las instalaciones también necesitarán evaluación, desde una mejor HVAC y filtración de aire hasta compartimentos protectores para los trabajadores.

2. Salud

Antes de regresar al trabajo, podemos esperar alguna forma de escrutinio regulatorio u orientación sobre qué industrias pueden comenzar a prepararse y en qué geografías. Los gobiernos federales, estatales y locales probablemente desempeñarán un papel en la toma de estas determinaciones. Esto puede hacerse en una evaluación de riesgo por ciudad, así como en la priorización de los tipos de industria. Un regreso al trabajo ordenado y basado en el riesgo pisará nuevos caminos en términos de asuntos legales, asesoramiento médico y privacidad, particularmente si las personas regresan al trabajo debido a la exposición al virus, la inmunidad o la vacunación.

Una vez en el trabajo, es razonable suponer que los empleados serán evaluados y examinados regularmente para detectar los síntomas del COVID-19, lo que probablemente planteará problemas de privacidad y leyes laborales. La forma de implementar pruebas y exámenes expandidos se determinará más adelante. Las empresas deberán crear salas de aislamiento para los empleados que experimenten síntomas mientras trabajan, y las políticas de cuarentena serán necesarias. En Estados Unidos, los CDC han creado documentos de orientación sobre cómo debería funcionar esto.

Una vez que vuelvan al trabajo, las empresas deberán abordar las políticas de tiempo libre, abordando, por ejemplo, las prácticas que son punitivas por ausencias. Cualquier revisión de las políticas de tiempo libre deberá equilibrar la necesidad de mantener a los empleados enfermos en casa con la necesidad de mantener en funcionamiento las operaciones. Espere ver a los empleadores escudriñar sus prácticas de tiempo libre para obtener el equilibrio correcto de las operaciones y permitir que los empleados se queden en casa mientras están enfermos. En última instancia, las organizaciones no pueden permitirse que los empleados se presenten a trabajar mientras muestran síntomas de COVID-19. Además, deben abordar la realidad de que algunos empleados pueden ser asintomáticos e infecciosos.

A largo plazo, el acceso a las instalaciones de telemedicina será la norma, ya que podemos esperar un aumento dramático en su uso a medida que se convierte en algo habitual. Esto será tanto para la medicina industrial como para las citas de atención médica individual. Dado el nivel de estrés en el medio ambiente, el apoyo proactivo de la salud mental de los empleados será esencial.

3. Monitoreo

A corto plazo, los empleados y visitantes pueden esperar formas cada vez más invasivas de monitoreo de la salud. Es fácil imaginar que algunos de estos cambios se conviertan en parte de cómo operamos a largo plazo. Los ejemplos de cambios incluirán un control activo de la salud y los síntomas, desde la detección de virus hasta el control de la temperatura. Estos cambios alterarán los conceptos de privacidad en formas que no hemos anticipado.

Si consideramos a Asia como un modelo post-COVID-19, los empleados de todo el mundo probablemente comenzarán a clasificarse según los estándares de salud. Por ejemplo, un código verde en un dispositivo electrónico o pulsera puede indicar la inmunidad o vacunación COVID-19 y permitir a los empleados el acceso al transporte, el empleo y el comercio.

4. Personalización

Los días de equipo de oficina compartido y cuartos cerrados para sentarse son probablemente al final de la línea. El equipo compartido es una fuente de gérmenes compartidos. Esto incluye computadoras, impresoras, PDA y teléfonos. Además, se debe pensar en los sistemas de control no táctiles para otros equipos fijos compartidos, como ascensores y puertas (especialmente puertas contra incendios y otras puertas de salida). Los espacios reducidos fomentan la propagación del virus a través de la exposición a partículas infecciosas.

A medida que las personas regresen al trabajo, las empresas deberán evaluar los horarios de turnos, las rotaciones y los horarios de inicio para minimizar la exposición. Las reuniones de empleados grandes se pospondrán, si no es que se eliminarán. Del mismo modo, las cafeterías cambiarán, en función de la reducción de la exposición de los empleados. Estas respuestas necesitarán evaluación tanto para los negocios como de costumbre como para la planificación futura de la pandemia.

5. Aislamiento

La tecnología ha permitido que muchas empresas funcionen normalmente durante la pandemia. Podemos esperar que la opción de trabajo remoto crezca en popularidad, lo que significa que parte de la fuerza laboral hará que trabajar desde casa sea permanente. En otras áreas, podemos ver una aceleración de la automatización del trabajo, particularmente para las transacciones de rutina y el trabajo en el punto de venta.

Cuando los empleados continúan trabajando en entornos de oficina, es probable que haya cambios de diseño fundamentales para adaptarse al distanciamiento social. Esto significa alejarse del espacio compartido y las oficinas de espacios abiertos.

Los viajes se reducirán significativamente, ya que los empleadores integrarán tecnologías virtuales en los negocios como de costumbre. Cuando las alternativas de viaje no sean factibles, las empresas deberán tomar decisiones basadas en el riesgo sobre qué modos e instalaciones de viaje son aceptables. Espere ver cambios en los desplazamientos, el uso compartido del automóvil y el uso compartido de viajes, impulsados por el deseo de una mejor separación y opciones de transporte de menor densidad.

6. Preparación

Para garantizar que se mantengan la infraestructura crítica y las funciones esenciales, las organizaciones dependerán cada vez más del aislamiento de empleados o el alojamiento de los mismos cerca de las instalaciones y aislados de la población en general. Esto requerirá planificación, capacitación y práctica para lograrlo. Este es un enfoque particular para empresas de servicios públicos, proveedores de energía y fabricación.

La crisis actual también nos ha enseñado el valor de estar preparados para las pandemias. Esto significa tener políticas y prácticas listas para funcionar cuando sea necesario. Significa sistemas de tecnología robustos para administrar el trabajo desde el hogar y otras necesidades. También significa realizar simulacros periódicos para garantizar la solidez de los planes y la preparación de los líderes. Los simulacros deben probar la robustez de las cadenas de suministro. A nivel táctico, también significa tener reservas de EPP requerido y otros elementos esenciales. A nivel individual, significa tener claras expectativas de comportamiento, revisión y retroalimentación. A nivel de la junta, significa un desafío regular y una revisión de la solidez del plan.

Cambios fundamentales a la vista

A medida que el mundo emerge de la pandemia actual, el mundo del trabajo hará algunos cambios fundamentales: cambios que aborden desafíos biológicos, físicos y emocionales. Justo cuando hicimos cambios después del 11 de septiembre, nos adaptaremos y responderemos a los desafíos de las pandemias. Se requerirá consideración y planificación. Las personas necesitarán cambiar sus comportamientos fundamentales de cómo se realiza el trabajo y cómo mantenemos nuestras instalaciones limpias y seguras.

Si tienes comentarios al respecto de la publicación o si te parece útil te agradecemos que nos comentes en este tu Blog, en nuestra página de Facebook o en la cuenta de Twitter que en Quimobásicos ponemos a tu disposición.

¿Tienes dudas adicionales y que no hayamos resuelto en este artículo? Por favor deja un comentario con la duda al final de la publicación, o si gustas puedes contactarnos en nuestras redes sociales de FacebookTwitter  o YouTube.

En Quimobásicos nos interesa mucho saber tu opinión sobre nuestras publicaciones, ya que con ello nos ayudas a mejorar continuamente. No dudes en dejarnos tu comentario, crítica o sugerencia que tengas sobre la empresa, los productos Genetron o sobre nuestros contenidos.

 

Fuente: https://bit.ly/2WnQtaF

Limpieza ecológica correctamente con Quimobásicos Eco®Flush 1233zd presurizado

Muy recientemente tuvimos la oportunidad de presentar el Quimobásicos Eco® Flush 1233zd presurizado. Este producto forma parte de la nueva generación de artículos de alta tecnología cuyo objetivo es sustituir el uso del HCFC-141b en la limpieza de sistemas de refrigeración y aire acondicionado.

Este producto se caracteriza principalmente por el uso de hidro–fluoro–olefinas (mejor conocidas como HFOs), y cuenta con un potencial de calentamiento global (GWP) de sólo 1, lo que es 99.9% más bajo que el potencial de calentamiento global del HCFC-141b (GWP=725) lo que lo convierte en un agente de limpieza ultra amigable con el medio ambiente.

Además, el nuevo Quimobásicos Eco® Flush 1233zd presurizado no contribuye al agotamiento de la capa de ozono debido a que, tras su liberación en la atmósfera, éste se desintegra en solamente 26 días puesto que su composición le otorga un valor nulo de ODP (Potencial de Destrucción del Ozono).

Dentro de los beneficios generales que tiene el uso del Quimobásicos Eco® Flush 1233zd presurizado pueden enumerarse los siguientes:

Tabla 1 Beneficios de Eco Flush

El Quimobásicos Eco® Flush 1233zd puede ser utilizado en la limpieza de componentes de sistemas de aire acondicionado y refrigeración entre los que se incluyen:

  • Aires acondicionados en aplicaciones comerciales y residenciales.
  • Sistemas de refrigeración comercial.
  • Equipos de enfriamiento (Chillers).
  • Refrigeración y aire acondicionado de sistemas de transportes como automóviles, camiones, autobuses y trenes.
  • Refrigeración y Aire Acondicionado de sistemas Aeroespaciales como aviones y helicópteros.

La formulación del Quimobásicos Eco® Flush 1233zd presurizado ha demostrado en la práctica poseer una combinación que permite considerar al desempeño del solvente superior, siendo éste compatible con la gran mayoría de aceites y lubricantes usados en el mercado de la refrigeración y el aire acondicionado. Además de ello, al trabajar con el Quimobásicos Eco® Flush 1233zd presurizado, los expertos tienen la certeza de tener en sus manos un producto seguro de usar puesto que no es inflamable de acuerdo a estándares reconocidos internacionalmente (ASTM E-681).

Acorde a la filosofía de innovación de Quimobásicos, el nuevo producto Quimobásicos Eco® Flush 1233zd presurizado llega a nuestra red de distribuidores para complementar el catálogo de productos HFOs de última generación, respetuosos con el ambiente y el ozono de nuestro planeta. Éste se une a la gama de productos HFOs disponibles en México, que actualmente cuenta entre sus filas con el Solstice 1234yf y el Solstice N40 cuyos principales enfoques son el aire acondicionado automotriz y la refrigeración comercial, respectivamente.

El Quimobásicos Eco© Flush 1233zd presurizado es un agente de limpieza efectivo para una gran variedad de aceites, lubricantes, sólidos y ácidos entre los que se hallan los siguientes:

  • Aceites de hidrocarburos
  • Aceites minerales
  • Lubricantes y grasas
  • Aceites de silicón
  • Aceites de bombas de vacío
  • Fluidos hidráulicos
  • Aceites y grasas floradas
  • Glicol
  • Acrílicos
  • Fluidos de soldadura líquida

El desempeño de limpieza del Quimobásicos Eco© Flush 1233zd presurizado es prácticamente igual al del HCFC-141b y muy superior a otras alternativas actualmente utilizadas, como lo podemos observar en la siguiente tabla de eficiencia de limpieza:

Tabla 2 Lubricante de refrigeración más comunes

Es compatible con los elastómeros y polímeros comúnmente utilizados como el PET, PTFE, policarbonato, Viton® y Neopreno; incluso es compatible con la mayoría de los metales como aluminio, cobre, titanio y aleaciones de magnesio/aluminio.


Recuerda que está disponible en la red de distribuidores de Quimobásicos, por lo que si te interesa te sugerimos contactar a tu distribuidor más cercano (ver distribuidores aquí). También, si te quedan algunas dudas sobre este nuevo desarrollo de Quimobásicos siempre puedes consultar a nuestros expertos; por correo electrónico al email asesor.quimobasicos@cydsa.com o si lo prefieres también puedes consultarnos en las redes sociales oficiales de Quimobásicos: FacebookTwitter; o acercarte a nosotros a través de la sección de contacto en nuestra renovada página web.

¿Tienes alguna duda adicional que no hayamos resuelto en esta publicación? Escríbela por favor en los comentarios al final de esta publicación, o si lo prefieres contáctanos en nuestro FacebookTwitterGoogle Plus o canal de YouTube.

En Quimobásicos nos interesa mucho tu opinión, ya que nos ayuda a brindarte un mejor servicio, por favor no dudes en hacernos saber cualquier comentario, critica o sugerencia que tengas sobre la empresa, los productos de nuestras marcas Solstice® y Genetron®, o el blog mismo.

Solstice® N41: una opción ambientalmente responsable

Solstice® N41: una opción ambientalmente responsable

Ante la alarmante crisis ambiental que estamos viviendo en la actualidad, las empresas dedicadas a investigación de nuevos refrigerantes se han esforzado para desarrollar nuevos gases que tengan capacidades y eficiencias altas con un potencial de calentamiento global bajo.  Las nuevas regulaciones exigen a los fabricantes de equipos originales el uso de los nuevos gases en el desarrollo de nuevos equipos, por lo que la demanda a corto plazo de los gases a través de los técnicos aumentará significativamente. Un ejemplo de un nuevo gas utilizado en el segmento de refrigeración comercial es el Solstice® N40 (desarrollado por Honeywell), utilizado desde 2017 en México principalmente en la fabricación de vitrinas de refrigeración.

Honeywell, socio comercial de Quimobasicos, anunció en junio del presente año la salida al mercado de un producto no inflamable y con bajo potencial de calentamiento global para el uso en sistemas estacionarios de aire acondicionado como potencial sustituto en equipos nuevos del famoso R-410A. Este nuevo producto recibe el nombre de Solstice® N41, recibiendo provisionalmente el número R-466A y la clasificación A1 por el ASHRAE (American Society of Heating, Refrigerating and Air Conditioning Engineers).

La innovación llegó después de varios años de investigación y desarrollo por parte de los científicos de Honeywell que se propusieron abordar uno de los mayores desafíos en la industria HVAC en cuestión de regulación y seguridad. Las otras alternativas actuales para el R-410A son gases inflamables y requieren cambios significativos para cubrir los estándares mínimos en cuestión de seguridad.

“Lo que hemos inventado y desarrollado con el Solstice N41 es un avance muy importante”, dijo Sanjeev Rastogi, vicepresidente de Honeywell y gerente general del área de productos fluorados. “Es un producto increíblemente prometedor que está preparado para resolver los principales problemas actuales, con el potencial de llegar a ser el próximo gran avance para los refrigerantes”.

Gracias a las numerosas regulaciones ambientales que buscan la eliminación total de los productos con alto potencial de calentamiento global, la industria de refrigeración ha estado buscando un sustituto para el refrigerante más utilizado en la actualidad, R-410A, con alta eficiencia energética, sin inflamabilidad y con un bajo potencial de calentamiento global. Bajo estas condiciones, el Solstice N41 sería el único sustituto que combina todos los atributos anteriores.

“El Solstice N41 ofrece una combinación única de beneficios: con un GWP 65% mejor que el R-410A, es energéticamente y ambientalmente preferible”, comentó Rastogi. “Además, los costos asociados con el cambio a Solstice N41 son menores en comparación con los requeridos para la reconversión a gases inflamables como el R-32. Simplemente es la elección lógica más económica”.

Adicionalmente, las primeras pruebas indican que el cambio a Solstice N41 requeriría mínimos cambios al equipo y cero capacitaciones extras a los técnicos para la instalación y reparación. Los datos preliminares indican que el refrigerante permitirá a los fabricantes de equipos originales realizar el cambio del R-410A al Solstice N41 de manera fácil y rápida.

El Solstice N41 se unirá a la familia de los productos Solstice, como el N13 o N40, que Honeywell ha desarrollado para acelerar la eliminación de los gases con alto potencial de calentamiento global. Se espera que se empiece a comercializar en Europa y Estados Unidos próximamente, y esperamos tenerlo disponible para México o América Latina en fechas próximas.


Recuerda que aún no está disponible en la red de distribuidores de Quimobásicos, por lo que si te pareció interesante te sugerimos comentarnos en nuestros medios oficiales o compartir esta publicación. También, si te quedan algunas dudas sobre este nuevo desarrollo de Quimobásicos siempre puedes consultar a nuestros expertos, por correo electrónico al email asesor.quimobasicos@cydsa.com o si lo prefieres también puedes consultarnos en las redes sociales oficiales de Quimobásicos: FacebookTwitter; o acercarte a nosotros a través de la sección de contacto en nuestra renovada página web.

¿Tienes alguna duda adicional que no hayamos resuelto en esta publicación? Escríbela por favor en los comentarios al final de esta publicación, o si lo prefieres contáctanos en nuestro FacebookTwitterGoogle Plus o canal de YouTube.

En Quimobásicos nos interesa mucho tu opinión, ya que nos ayuda a brindarte un mejor servicio, por favor no dudes en hacernos saber cualquier comentario, critica o sugerencia que tengas sobre la empresa, los productos de nuestras marcas Solstice® y Genetron®, o el blog mismo.

Eliminación del Refrigerante 22 en México, lo que debes de saber.


Sobre la Eliminación o “Phase out” del HCFC-22

Hasta los años 80, el HCFC-22 era el gas más utilizado en los equipos de aire acondicionado y refrigeración, además fue ampliamente utilizado como gas propelente en la industria cosmética, médica e industrial.  Sin embargo, de acuerdo a las investigaciones de Mario Molina, premio Nobel en química, en conjunto con su equipo de investigación, se descubrió que los gases que contienen cloro en su estructura química (incluido en HCFC-22) poseen un efecto negativo en la capa de ozono dado a conocer con el nombre de agotamiento del ozono; que se describe como la destrucción molecular del ozono que se encuentra en la estratosfera.


La capa de ozono estratosférica funciona como un escudo contra los dañinos rayos ultravioleta B emitidos por el sol, por lo que el desgaste provocado por el agotamiento del ozono tiene repercusiones graves en la salud de los seres humanos, provocando un aumento en los casos de melanomas en la piel, cáncer en los ojos, cataratas, supresión del sistema inmunológico, etc.

Es por la razón anterior que en 1987 se negoció el Protocolo de Montreal para la protección de la capa de ozono, entrando en vigor a partir del 1 de enero de 1989. De acuerdo a este protocolo, los hidroclorofluorocarbonos (HCFC) se eliminarán de manera paulatina hasta su eliminación completa en el 2030, incluyendo el HCFC-22.

En el caso de México, la salida del CHFC-22 se ve de manera progresiva, comenzando en el año 2013 hasta el 2030 de acuerdo al protocolo.

Plan de Reducción/Phase-Out de R22 emisivo en la República Mexicana acordados. Porcentajes Disponibles (Base 2013) por Periodos de Tiempo.

Sin embargo, es importante recalcar que el agotamiento del ozono no es el único problema ambiental al que nos enfrentamos en la actualidad. Desde el 1997 los principales países industrializados se comprometieron a ejecutar un conjunto de medidas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, logrando establecer el protocolo de Kioto en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

El objetivo del protocolo de Kioto es la reducción de las emisiones de seis tipos de gases de efecto invernadero y que son la principal causa del calentamiento global. Dentro de los gases mencionados se encuentran los hidrofluorocarbonos, que abarcan a la gran mayoría de los gases refrigerantes.

El HCFC-22 cuenta con un potencial de calentamiento global relativamente alto, provocando que exista mayor presión para su salida del mercado.

Las conclusiones serían las siguientes:

En el Mediano y Largo Plazo. La opción que tenemos los involucrados en el área de refrigeración ante la salida del HCFC-22 en el mediano plazo es optar por el uso de sustitutos para los diferentes segmentos de refrigeración, tales como el R-422D, R-410A, R-404A, R-407C o Performax LT (R-407F).

En el Corto Plazo. Es muy importante recalcar que todavía tendremos el HCFC-22 en el mercado por al menos 10 años más, por lo que como expertos debemos hacer un análisis de factibilidad completo antes de elegir un sustituto o sugerirle uno a nuestros clientes. 

Es muy importante advertir que en México existen vendedores y compañías con tan poca ética laboral que proporcionan fechas de salida falsas a los expertos HVACR con la finalidad de lograr “ventas rápidas“. ¡No te dejes sorprender!, la próxima vez que te digan que el R22 “esta prohibido” o “ya no se produce” estarás mejor enterado y podrás refutar esta falsa información.

Comparativa entre Sustitutos del R22: Genetron 407C vs MO99 donde se observa que el 407C tiene un mejor desempeño en cuanto a Capacidad vs MO99 e incluso vs R22.

 


¿Tienes alguna duda sobre esta publicación en la que desees te apoyemos? Escríbela en los comentarios de abajo, o contáctanos en nuestro FacebookTwitter o YouTube. También ponemos a nuestros expertos a tu disposición en el correo electrónico asesor.quimobasicos@cydsa.com para resolver tus dudas sobre gases refrigerantes de la mejor manera.

En Quimobásicos nos interesa mucho tu opinión, ya que nos ayuda a brindarte un mejor servicio, por favor no dudes en hacernos saber cualquier comentario, critica o sugerencia que tengas sobre la empresa, los productos, o nuestras publicaciones.

 

A %d blogueros les gusta esto: